La novela es mi género literario preferido. Tiene historias largas, personajes desarrollados y todo tipo de tramas. En una novela también hay diálogos, monólogos interiores y otros recursos de escritura. Creo que eso fue lo que me atrapó y me llevó a leer novelas ya desde mi adolescencia.

Si bien el español es mi lengua materna, creo que yo también aprendí español leyendo novelas. Aprendí sobre la cultura de mi país y de otros países, de lo que sucede en esta época, del pasado y hasta del futuro. También aprendí nuevo vocabulario, frases y expresiones de Latinoamérica y de España. Descubrí los mundos de novelistas como Julio Cortázar, Roberto Arlt o Gabriel García Márquez.

Cuando empecé a aprender inglés también aproveché la oportunidad para leer novelas en ese idioma. Uno de mis primeros grandes desafíos fue leer “A Clockwork Orange”, de Anthony Burgess. El año pasado hice lo mismo con el italiano: leí una serie de novelas policiales en italiano. Ahora hago lo mismo con el alemán: leo novelas en alemán, en formato de diario personal. En el futuro, si decido aprender otros idiomas, seguramente lea novelas en ellos.

Una novela es un pequeño mundo, lleno de sorpresas y de cosas por descubrir. Una oportunidad para dejarnos llevar por una historia. Una forma de aprender sobre una cultura y sobre un idioma. Por eso, si elegimos novelas entretenidas y de la dificultad adecuada, tendremos un excelente recurso para progresar en nuestro camino de aprendizaje de idiomas 😊.

Así que, si estabas necesitando algún sitio web para obtener oraciones de ejemplo de vocabulario nuevo —o bien escuchar cómo se pronuncian esas palabras—, YouGlish es una muy buena opción 😊.