Una de las preguntas más frecuentes entre los estudiantes de idiomas es “cómo mejorar”. ¿Cómo alcanzar la fluidez en español en menos tiempo? ¿Cómo ser capaces de entender casi todo lo que nos dicen los hablantes nativos? ¿Qué hay que hacer para aprender a hablar en español con fluidez? La clave está en leer y escuchar español.

Parece un plan simple —¡y lo es!, pero no por eso es menos efectivo. Leer y escuchar contenido en español de forma cotidiana es el primer paso para mejorar. Claro que simplemente leer y escuchar no es suficiente, pero es un requisito fundamental. Cuando consumimos contenido en español nos familiarizamos con nuevas frases y nuevas palabras. Al mismo tiempo, tenemos la oportunidad de volver a encontrar otras tantas frases y palabras que ya hemos visto.

Existen cientos y cientos de métodos para aprender idiomas. ¡Hay para todos los gustos! Algunos de ellos se enfocan en la producción del idioma (hablar y escribir), otros en la comprensión (leer y escuchar), y otros en una combinación de estos métodos. Yo considero la comprensión como lo más importante. Cuando hablamos estamos interactuando con otra persona. Para ello debemos comprender sus mensajes. Solo entonces pronunciamos nuestra respuesta.

Muchos estudiantes consideran que pueden entender una gran parte del idioma español, pero que al querer hablar no “les vienen las palabras a la mente”. Es posible que necesiten leer y escuchar aún más español. Aumentar su vocabulario pasivo, su comprensión del idioma. Al aumentar la comprensión, la producción irá mejorando de forma gradual.

Por eso, un buen plan de aprendizaje de español debería incluir lectura y escucha de contenido entretenido todos los días. Es simplemente cuestión de hacer esto durante un período largo de tiempo: un año, dos años, cuatro años. El tiempo que haga falta hasta alcanzar el nivel que deseamos 🙂.