Una de las grandes ventajas de usar subtítulos en español es que el contenido que consumimos se vuelve más fácil. En las primeras etapas del aprendizaje esto nos permite acceder a cierto contenido que de otro modo sería muy difícil. Pero, ¿qué sucede cuando vamos avanzando en nuestros conocimientos del idioma? ¿Hasta cuándo conviene mirar videos con subtítulos en español?

Los subtítulos suelen ser una herramienta para facilitar la comprensión. Nos permiten seguir el hilo conductor de una trama cuando no podemos depender totalmente de nuestra comprensión auditiva. En ese sentido, son una especie de “muleta”, de “sostén”. Al usar esta ayuda visual, es importante hacer un pequeño esfuerzo por escuchar con atención. Necesitamos conectar lo que vemos con lo que escuchamos. De lo contrario, nuestros oídos se pueden volver un poco perezosos, holgazanes. Y terminaremos dependiendo completamente de los subtítulos.

Algunas herramientas como Language Reactor nos permiten ocultar o difuminar los subtítulos de un contenido en video (por ejemplo, videos de YouTube o series y películas de Netflix). Esta puede ser una muy buena transición entre mirar con subtítulos y mirar sin subtítulos. Al ganar confianza en nuestra comprensión auditiva podemos ir probando la modalidad de difuminar los subtítulos. Esto los oculta temporalmente, hasta que acercamos el puntero del mouse hasta el subtítulo. Si vamos mirando el contenido de a pequeñas partes, esto funciona muy bien.

Una forma de ir mejorando nuestra comprensión auditiva es mirar la misma pieza de contenido varias veces. Primero con subtítulos y después sin subtítulos. Esto resultará más fácil y agradable que intentar mirar directamente sin subtítulos. La comprensión auditiva en la segunda o tercera escucha será mucho mejor que en la primera. También podemos separar el audio del video y volver a escucharlo durante el día.

Recordá que la visualización de contenido con subtítulos puede fácilmente convertirse en una práctica de lectura, dejando de lado el aspecto auditivo. Por eso, usá los subtítulos para aumentar la comprensión. Y, en cuanto puedas, andá soltándolos, poco a poco 🙂.