Con todo lo que me gusta el aprendizaje autodidacta de idiomas, tengo que reconocer que así y todo muchas veces tengo que pedir ayuda a los otros. El uso y la práctica de un idioma sucede entre dos o más personas. Por eso, no es posible aprenderlo totalmente solos. Tarde o temprano vamos a compartirlo con otros. Y vamos a necesitar de su ayuda.

Pedir ayuda para aprender español puede cobrar la forma de una clase, un curso, una conversación con otros. Puede ser algo de una sola vez, algo ocasional o algo con una frecuencia regular. Depende de lo que estemos necesitando. Hay quienes buscan ayuda ya desde las primeras etapas, mientras que otros prefieren esperar a llegar a un nivel intermedio o avanzado. En cualquier caso, me parece importante ser honestos con nosotros mismos. Reconocer que no podemos aprender todo solos es una de los favores más grandes que nos podemos hacer.

El año 2020 para mí fue especial porque pedí más ayuda que nunca en mi aprendizaje. En total tomé 54 clases de idiomas (principalmente, práctica de conversación o corrección de textos), con un promedio de una clase por semana. También hice varios intercambios de idiomas con gente que me ayudó muchísimo a seguir mejorando. Por eso te recomiendo hacer lo mismo: pedir ayuda, ya sea con clases, cursos o con intercambios de idiomas. Solos podemos aprender un montón; con los otros, podemos aprender aún más 🙂.