Si estás aprendiendo español, es posible que estés considerando aprender otra lengua romance como el portugués, el francés, el italiano o el rumano. Después de todo, si tienen un origen en común, debería ser más fácil, ¿no? La verdad es que no siempre es así.

Si recién estás empezando con ambos idiomas (digamos, un nivel principiante en español y también en portugués), es probable que estudiar esos dos idiomas a la vez te confunda. Curiosamente, eso no sucedería con dos idiomas lejanos en los que somos principiantes (por ejemplo, español y japonés).

Una manera de evitar esta confusión entre dos idiomas similares es no estudiarlos a la vez cuando recién estamos empezando. Si ya tenemos un nivel intermedio o avanzado en español, entonces ya no estará este riesgo de confundirnos tanto con la otra lengua romance 🙂.