Aprender un idioma es un proceso. Pasamos de un estado de menor conocimiento, a un estado de mayor conocimiento. Al principio no entendemos mucho, pero poco a poco eso va cambiando. A medida que pasamos tiempo con el idioma, aumenta la cantidad de palabras y de frases que entendemos. Con paciencia y perseverancia, cada día comprendemos un poquito más que el día anterior.

El aprendizaje gradual nos suena como algo propio para un estudiante de nivel principiante o intermedio. Leemos libros facilitados como Spanish Novels y miramos videos hechos exclusivamente para estudiantes de español. Pero, ¿qué sucede cuando empezamos a usar materiales para nativos? En ese punto nos encontramos con más palabras y frases desconocidas (a veces, muchísimas más de las que nos gustarían). Y puede que hasta se nos cruce por la cabeza la pregunta: ¿estoy realmente listo para esto o debería seguir con cosas fáciles para estudiantes de español? La respuesta corta: animate a más.

Cuando te animes a leer y a escuchar más cosas en español hechas para nativos, acordate de que el aprendizaje sigue siendo un proceso. Incluso en un nivel avanzado, la comprensión sigue siendo gradual. Van a seguir habiendo cosas que no entiendas, pero van a ir disminuyendo. Si seguís practicando, a medida que pase el tiempo van a haber cada vez menos cosas que no entiendas. Vas a buscar cada vez menos palabras en el diccionario y vas a disfrutar cada vez más del español 🙂.