Tarde o temprano llega el momento de animarse a leer libros en español para nativos. Aunque no lo creas, los estudiantes de español también pueden leerlos. Está bien empezar con lecturas sencillas como las Spanish Novels, pero después de eso vienen las novelas para nativos. La pregunta es: ¿cuándo es el mejor momento para pasar a contenido para nativos? ¿Cómo saber cuándo estamos realmente listos para leer novelas en español para nativos?

La verdad es que nunca llegamos a estar ciento por ciento listos para este desafío. Siempre vamos a encontrar palabras y frases que no conocemos, pasajes enteros que no entendemos. Leer novelas para nativos en un idioma que estamos aprendiendo es incómodo. Al menos al principio. A mitad del año 2020 hice la transición a contenido para nativos, en este caso en italiano. Hacía ya casi un año que venía estudiando el idioma, y decidí probar empezar a leer novelas para nativos (la serie de Ricardo Ranieri, escrita por Federico María Rivalta). Los primeros libros fueron los más difíciles, pero después me fui acostumbrando. Se trata un poco de eso: de acostumbrarse.

Hay tres razones por las que me parece que vale la pena animarse a leer contenidos escritos para nativos. La primera razón es que desarrolla confianza y autoestima. Simbólicamente, nos ubicamos “a la par” de los hablantes nativos del idioma. Ellos leen novelas para nativos, nosotros también leemos novelas para nativos. La segunda razón es que, al presentarnos un mayor desafío, nos empuja a una zona de aprendizaje. Si nos quedamos siempre con lo fácil, con las lecturas graduadas, nos perdemos la oportunidad de mejorar aún más rápido. La tercera razón es que al leer contenidos para nativos vamos a tener una mayor variedad de géneros y estilos para elegir.

Tené en cuenta que no necesitás empezar a leer novelas en español para nativos ahora mismo. Tampoco necesitás hacerlo la semana que viene, o dentro de dos meses. Podés probar cuando tengas ganas. No es necesario haber vivido diez años en España, México o en Argentina. Y podés hacerlo aunque no te sientas ciento por ciento preparado. 🙂