Aunque parezca contra intuitivo, un video de YouTube puede servir como material de lectura 🙂. El primer paso es activar los subtítulos [CC], haciendo click abajo a la derecha. Algunos videos tienen subtítulos que fueron subidos por sus creadores. Otros tienen subtítulos automáticos generados por YouTube al elegir el idioma en la plataforma. En caso de no seleccionar un idioma, puede que el video no tenga ningún subtítulo. Para práctica de idiomas extranjeros, lo ideal es usar contenido que tengan subtítulos “oficiales”. Los podemos diferenciar de los otros porque no dicen “automático”. Esto nos dice que probablemente sean más fiables que los generados automáticamente.

La manera más simple de practicar lectura con videos de YouTube sería sencillamente leer los subtítulos mientras reproducimos el video. Si queremos ir un paso más podemos abrir los subtítulos en una “caja” separada dentro de la pantalla. Tenemos que ir a los tres puntos que aparecen debajo del video, y ahí elegir “Abrir transcripción”. Allí, podemos seleccionar todo el texto con el mouse, copiarlo y pegarlo en un nuevo documento.

Otra forma de hacer lo mismo sería usar la extensión de Google Chrome “Learning Languages with YouTube”. Esta extensión facilita el proceso de exportar los subtítulos y también nos permite incluir una traducción automática. De esta manera, podríamos obtener el texto de los subtítulos de un video en español, tanto en español como en una traducción al inglés. Una vez obtenemos este texto, podemos usarlo desde la computadora o bien imprimirlo.

El siguiente paso sería marcar las palabras o expresiones desconocidas. Luego las buscamos en algún diccionario online o en Google Translate. Por último, para acordarnos de estas nuevas palabras, lo recomendable es anotar las que sean más relevantes para nosotros en una libreta, cuaderno o sistema SRS (como Anki).

Generar contenido de texto a partir de videos es una muy buena estrategia para estudiantes de nivel intermedio y avanzado. El lenguaje que encontramos en videos de YouTube suele ser más sencillo y accesible que el que encontramos en libros para nativos (tanto de ficción como de no ficción). Y está bueno aprovecharlo 😊.